Haga clic en una de las preguntas siguientes para ver la respuesta correspondiente:

Una de las ventajas de la tecnología innovadora de WT ENERGY SMEA es que es escalable, por lo tanto, las plantas pueden ser diseñadas para satisfacer cualquier requisito de tamaño: desde pequeños sistemas que procesen hasta 30 000 toneladas de residuos al año, a plantas más grandes que manejen más de 350 000 toneladas de residuos al año.
No importa el tamaño, todos nuestros sistemas ofrecen las mismas características de respeto al medio ambiente y un ROI atractivo.
El agua nitrogenada (rica en nitrógeno) puede ser reutilizada en la agricultura o canalizada hacia una planta de depuración de agua, mientras que el mejorador de suelo ecológicamente seguro se puede eliminar fácilmente en el medio ambiente o ser deshidratado e introducirse en la planta de residuos secos. Ningún subproducto requiere costes de procesamiento adicionales.
La duración prevista para una planta de WT ENERGY SMEA es de más de 25 años, con el mantenimiento anual y las sustituciones parciales que están indicadas en el manual operacional. Los costes asociados con el mantenimiento anual se incluyen en el estudio de viabilidad.
Los costes de mantenimiento que se indican en el estudio de viabilidad realizado por WT ENERGY SMEA son los únicos costes de mantenimiento que se espera que se produzcan durante la vida útil de la planta. WT ENERGY SMEA capacitará a los técnicos del cliente para el mantenimiento adecuado de los equipos y suministrará todas las piezas de repuesto necesarias.
Para obtener una lista de las plantas activas, consulte la sección de del sitio web.
Por favor, tenga en cuenta que toda la tecnología para la conversión de residuos indiferenciados en energía es relativamente nueva. A día de hoy, existen actualmente varias plantas en Europa (Italia y Alemania) que incorporan distintas fases del proceso completo para la conversión de RSU en energía.

Sí, para ver todo el proceso de conversión de residuos indiferenciados en energía WT ENERGY SMEA recomienda a los clientes visitar 3 plantas diferentes localizadas en Italia y Alemania.
WT ENERGY SMEA está abierta a la transferencia de una parte de la tecnología necesaria para la fabricación a un contratista local y de buena reputación, siempre que haya una ventaja previsible en el gasto de capital.
Por favor, tenga en cuenta que el gasto de capital que se indica en este sitio web es una aproximación, y sólo después de realizar un estudio completo de viabilidad (que tiene en cuenta la composición de los residuos y otras situaciones locales) es posible obtener una cifra más precisa de toda la inversión.
WT ENERGY SMEA llevará a cabo un estudio de viabilidad para obtener información específica sobre la composición de los residuos, los costes locales, el precio de la energía, etc., y utilizará esta información para calcular el gasto de capital, los costes operacionales y de mantenimiento y el ROI.
El estudio se realiza y se paga por adelantado, el coste se deducirá del total del presupuesto una vez que el proyecto haya sido encargado.
El coste puede variar dependiendo del tamaño del proyecto:
  • Para una planta de procesamiento con un nivel de entrada en torno a 50 000 toneladas/año el coste es de aproximadamente 100 000 € (más dietas).
  • Para los proyectos de mayor tamaño el coste es de aproximadamente 400 000 € (más dietas).

El estudio se realiza y se paga por adelantado, el coste se deducirá del total del presupuesto una vez que el proyecto haya sido encargado.

La planta está equipada con un sistema básico controlado por software para asegurarse de que todos los procesos están funcionando correctamente, mientras que los subproductos y las emisiones se muestrean y analizan periódicamente. Si es necesario, el sistema de software se puede actualizar con componentes de control adicionales.
Sí, la composición de los residuos es uno de los factores clave en la determinación del diseño de la planta.
Si, así es, la entrada desde la red sólo es requerida durante la fase de puesta en marcha y durante el proceso de mantenimiento integral, mientras los cogeneradores están apagados.
La incineración de residuos, tal cual, es la tecnología más simple y la prácticamente más utilizada durante muchos años en varios países. La opinión general de la comunidad técnica/científica es que la incineración “en bruto” de los residuos ya no es la respuesta a los problemas de eliminación de residuos, debido al alto coste de construcción y operación de la planta, y la muy baja eficiencia del sistema. Los residuos indiferenciados contienen altas cantidades de fracción orgánica (que es casi agua) hasta el 50% (70-80% en algunos países como China) y, como todo el mundo sabe, quemar agua requiere mucha energía.
Es mejor procesar “combustible” en lugar de incinerar residuos y por lo tanto aumentar la eficiencia del proceso, mientras se produce energía reutilizable a partir de la fracción orgánica (a través de procesos biológicos como la digestión anaeróbica).
Los sujetos que ya han construido incineradores normalmente tienen que esperar hasta que se complete el tiempo de recuperación de la inversión en el incinerador antes de invertir en nuevas tecnologías. Normalmente están abiertos a la evaluación de nuevas tecnologías mientras tanto, con el fin de estar preparados cuando el sistema actual ya no sea competitivo y necesite ser reemplazado.
  • Mayor eficiencia energética
  • Producción de energía eléctrica y térmica
  • Recuperación de materiales valiosos recuperados, como el hierro y el aluminio, que pueden ser reciclados
  • Reducción del coste de transporte de los residuos: el pequeño tamaño de la planta permite recoger, distribuir y tratar los residuos a nivel local
  • Costes competitivos para la realización de plantas
  • No hay riesgos ambientales ya que la planta no produce emisiones tóxicas —el CO2 emitido por el uso del biogás es neutro
  • El vidrio se recupera utilizando un filtro de rejilla
  • El hierro se recupera con un dispositivo de eliminación de hierro
  • El aluminio se recupera por medio de un dispositivo de inducción magnética
  • El plástico es el componente principal de la fracción seca energética (el plástico tiene un alto valor calórico) que se transforma en gas de síntesis y luego se convierte en energía eléctrica y térmica.

Six recipe bundles will keep you inspired with fun cookies to try all through the school year

Ver también:

minia_about

<!--:en-->ABOUT US<!--:--><!--:es-->Quiénes somos<!--:-->

minia_wtesolutions

SOLUCIONES WTE

minia_approach

Discargar el catálogo

Más información sobre nuestros sistemas sostenibles y rentables de conversión de residuos en energía

Contáctenos